Semilla negra

Flor de albahaca. Si queremos obtener semillas, la dejaremos que el tallo floral se seque en la planta hasta que adquiera un color marrón.

De entre las aromáticas, la albahaca es mi favorita. Siempre la he comprado en maceta, pero sólo las venden a partir de primavera, así que durante todo el invierno uno tiene que esperar a que vuelvan a estar a la venta. Así que el año pasado decidí aventurarme a guardar las semillas y probar a ver qué pasa…

Para conseguirlas es muy fácil, dejas que la planta haga sus flores blancas y que éstas se sequen, quedando todo el tallo marrón y muy seco. La verdad que la planta tendrá un aspecto un poco feo (porque estará en la última etapa de su vida), pero merece la pena.

Una vez el tallo floral esté seco, podremos recoger las semillas de albahaca y guardarlas.

Cuando ya estén totalmente secas, podemos cortar los tallos con una tijera y guardarlos para futuras siembras. Vemos que dentro de cada hojilla tenemos varias semillas. Guardé las ramas directamente en una bolsa (sin quitarles las semillas), porque creo que así ya están bien protegidas de humedades y otros factores.

Dicen que las semillas las podemos guardar 2 ó 3 años, luego pierden el efecto. Yo iré experimentando con las del año pasado a ver cuantos años les puedo sacar partido, aunque también guardaré las de este año, no vaya a ser que vuelva a pasar otro invierno sin albahaca.

About The Author

Leave a Reply

Your email address will not be published.