Conversión de flor a fruto

Conversión de flor a fruto
0.0Puntuación Global
Reader Rating: (1 Vote)
Tomatera variedad pera con frutos

Tomatera variedad pera fructificando, día 26 noviembre

En la mata de tomate pera, la primera flor se abrió el 10 de noviembre. Diez días más tarde ya se podían ver los frutos (foto inferior). Pasaron 6 días más y los tomatitos crecieron al ritmo de la foto de la izquierda. Las tomateras tardan su tiempo en crecer, pero la transformación de flor a fruto es bastante rápida.

Entre otros, algunos de los factores que influyen a la hora de que las flores puedan polinizar y así transformarse en fruto son:

1.- La temperatura: Temperaturas muy elevadas o muy bajas afectan a la polinización. Éstas pueden variar dependiendo del tipo de planta. En el caso de la tomatera, temperaturas inferiores a 12° C o superiores a 35° C influyen en la viabilidad del polen.

Frutos de tomate pera formándose

Aspecto del mismo racimo, 6 días antes

2.- Humedad relativa: Si la tasa de humedad relativa se encuentra por debajo del 70% o por encima del 90%, ésta afectará a la calidad del polen y bajarán las probabilidades de éxito en la polinización.

3.- Insectos polinizadores o viento: La misma flor del tomate se autofecunda, ya que es hermafrodita. Pero para ello necesita la acción del viento o abejas u otros insectos, ya que con la agitación de la flor, el polen se va desprendiendo y la flor se autofecunda. Hay que tener en cuenta que en las ciudades no hay tanta fauna polinizadora como en el campo. Para no estar pendientes de la presencia de viento o de insectos es aconsejable que agitemos suavemente las flores cuando éstas estén abiertas. Así provocaremos la autofecundación. Encontré un vídeo muy curioso en el que imitan las vibraciones de las abejas con un cepillo de dientes eléctrico.

4.- El estado de desarrollo de la planta: Aunque hayan condiciones óptimas de nutrientes, temperatura o humedad, algunas flores pueden abortar porque la planta ya tiene suficientes frutos formándose. Es como si hiciese un cálculo y previese que no podrá afrontar con éxito nuevos frutos hasta que no se desarrollen los que ya están engordando en la planta. Por eso, si recogemos tomates verdes cuando estemos conformes ya con su tamaño, ayudaremos a la planta a que ésta pueda generar más frutos. Debido a este motivo, también existen varias estrategias de poda de frutos que practican los agricultores para que una planta sea más productiva o que sus frutos tengan un mayor tamaño.

Fuentes:

About The Author

2 Responses

Leave a Reply

Your email address will not be published.