La prueba del algodón: humus

La prueba del algodón: humus
0.0Puntuación Global
Reader Rating: (0 Votes)
lechugas hoja de roble

Sembradas el mismo día, solo recibirá humus la lechuga de la izquierda

Las lechugas hoja de roble tienen 48 días desde que se sembraron. Como ambas tienen el mismo aspecto, voy a hacer la prueba del algodón y observar las cualidades del humus de lombriz. Una de las lechugas recibirá este abono y la otra no. Tiene bastante equilibradas las proporciones de nitrógeno, fósforo y potasio. El humus de lombriz se puede adquirir en sacos en tiendas especializadas y tienen varias aplicaciones.  Mezclado solo con materiales como fibra de coco (en las proporciones aconsejadas), se convierte en tierra fértil para plantar, sin necesidad de recurrir a ningún otro tipo de material o tierra. Otra aplicación es utilizarlo como abono para enriquecer la tierra que ya tenemos antes de plantar cualquier especie.

lechuga hoja de roble y humus de lombriz

Esta es la lechuga afortunada que recibirá su “Plant-Chow” particular

Y si ya se tiene algo plantado, como es en este caso, se puede usar como fertilizante, añadiendo una pequeña proporción en la tierra.  A diferencia de otros fertilizantes, parece que por sus características, el humus en exceso no perjudica a la planta quemando sus raíces. No obstante, un exceso de nutrientes puede también ser perjudicial para el desarrollo óptimo de la planta.

Una de las lechugas recibirá humus, la otra no. Para ello, he cavado un pequeño hoyo al recipiente de la lechuga afortunada para añadir 2 cucharadas soperas de humus de lombriz, y he vuelto a cubrir el hoyo con tierra. He humedecido un poco la tierra y en unas semanas a ver qué resultados hay…

About The Author

2 Responses

Leave a Reply

Your email address will not be published.