Cultivar calçots en macetas

Cultivar calçots en macetas
0%Puntuación Global
Reader Rating: (1 Vote)
69%
brotes de calçots

Los calçots se parecen a una cebolleta. Se forman a partir de una cebolla ya formada, que hemos plantado.

Cuando llega el frío, la variedad de verduras que se pueden cultivar es menor. Si tienes alguna maceta bien honda disponible y no sabes qué plantar, prueba con los calçots. Resisten el frío y es aconsejable que las temperaturas sean bajas para que tengan mejor sabor.

El calçot se obtiene de una cebolla ya hecha o de una que no ha sido recolectada en su día, pues del centro de la cebolla siguen desarrollándose unos tallos que serán los futuros calçots. Este fenómeno lo vemos cuando en la cocina tenemos cebollas pasadas de las que han brotado unos tallos. Si esas cebollas las enterramos, contribuiremos a que el tallo engorde y que, al no recibir sol, éste se vuelva blanco, dándole un aspecto similar al de las cebolletas.

Para obtener calçots necesitamos antes la variedad de cebolla grande tardía de Lleida. Y para obtener esta cebolla, podemos optar por:

1.- Sembrar sus semillas (en otoño invierno) y esperar toda una temporada a que se forme la cebolla, cosecharla (a finales de verano) y luego  devolverla a la tierra para que en unos meses se formen calçots.

2.- Comprar la cebolla en el mercado. Es lo más práctico y te ahorras unos meses ocupando tu maceta con el cultivo de la cebolla.

Si esta variedad no la has conseguido, lo más parecido es que se trate de una cebolla de las de tipo “blanca” y de cultivo “tardío”. Así que una vez tenemos las cebollas, para sembrar calçots haremos lo siguiente:

cebollas para sembrar calçots

Primero, dividiremos la cebolla en 2 mitades. La que aprovecharemos es la mitad que tiene la raíz.

1.- Dividiremos la cebolla en 2 mitades: la mitad que tiene las raíces tiene que ser más grande que la otra mitad. De estos 2 cachos, el que utilizaremos para sembrar será el que contiene las raíces. El otro podemos aprovecharlo para la cocina. El hecho de cortarla hará que ésta brote antes, pero no es fundamental.

2.- La maceta profunda que usaremos tendrá solo un palmo de tierra. La idea es que a medida que vayan pasando las semanas y la cebolla vaya brotando, iremos añadiendo más tierra.

cebollas, sembrar, huerto urbano

Estas cebollas las plantaremos, semienterradas, dejando la parte del corte al descubierto.

3.- En esta maceta, dejaremos semienterrada la cebolla, de tal forma que la parte de las raíces sea la que toca la tierra.

4.- Regaremos hasta dejar la tierra muy húmeda.

Al cabo de unas semanas veremos como empiezan a brotar varios tallos de cada cebolla. En esta primera fase es importante que la tierra esté bien húmeda.

De cada cebolla plantada podrán salir una media de 5 calçots. Si la maceta es grande, podemos plantar más de uno, siempre que guardemos un mínimo de distancia entre las cebollas (20 cm aprox). Otra opción puede ser usar garrafas de 5 litros como recipiente y plantar solo una cebolla en cada recipiente.

De forma periódica y en poco menos de un mes, para que se vaya formando el calçot tendremos que ir cubriendo de tierra los brotes que van saliendo. Es lo que se llama “calzar”. De ahí sale el nombre de esta verdura, el calçot, tan popular en Cataluña.

Más información:

About The Author

4 Responses

Leave a Reply

Your email address will not be published.