Enriqueta la secuestradora

Enriqueta la secuestradora
0.0Puntuación Global
Reader Rating: (0 Votes)

 

Anuncio Teatro La Vampira del Raval

La Vampira del Raval, obra que se representa en el Teatre del Raval

Varios libros se han escrito recientemente entorno a este tétrico personaje, uno de ellos se titula Los diarios de Enriqueta Martí: La Vampira de Barcelona, escrito precisamente por Pierrot, al que se le ha rendido homenaje este año en la tercera edición de la Mostra de Super 8.

Pero en vez de libros, hablaremos de teatro, pues merece la pena ir a ver el musical de La Vampira del Raval, que escenifica la vida de Enriqueta Martí. La obra se representa en el Teatre del Raval, y aunque tenía prevista estar hasta finales de Febrero, debido a su éxito, se ha prorrogado de momento por lo menos hasta finales de Abril. La vimos el pasado 9 de Marzo y en las taquillas se anunciaba que el personaje interpretado por Pep Cruz (subinspector Ribot) iba a ser representado en esa función por  el actor Óscar Muñoz. Un bravo como para el resto de actores. Además, son varios los ingredientes que la hacen una obra que deja huella: música en directo, una escenografía que te transporta a las callejuelas del barrio chino de Barcelona de principios de 1900, guiños al cabaret y el uso de títeres para dar vida a los personajes infantiles. Pese a que la historia te pone los pelos de punta, durante la representación sueltas algunas carcajadas, cosa que es de agradecer y además es síntoma de que transmite. La obra, es bastante fiel a los acontecimientos que ocurrieron hace 100 años, excepto el final, cosa que ya advierten al público.

Basada en hechos reales:

C/ Joaquín Costa

núm 29 de la C/Joaquín Costa (anteriormente calle Poniente)

Hace 100 años que detuvieron a Enriqueta Martí, protagonista de una de las historias más escabrosas sucedidas en Barcelona. El 27 de febrero de 1912 descubrieron el paradero de una niña que llevaba desaparecida alrededor de un mes. Concretamente en el primero primera del número 29 de la calle Poniente (actual Joaquín Costa), domicilio de Enriqueta Martí y de su anciano padre (el cual llevaba unos días ingresado en el Hospital de la Santa Creu). Junto a la secuestrada, había otra niña más que aseguraba ser la hija de Enriqueta. Pero lo que parecía un simple secuestro, iba adquiriendo mayores dimensiones a medida que iban avanzando las diligencias policiales y judiciales al incoarse el sumario: el descubrimiento de ropas de niño ensangrentadas y el de un enorme cuchillo, o el de que Enriqueta no era en realidad la madre biológica de la otra niña hallada, así como también los hallazgos de restos de huesos, grasas y líquidos en el domicilio… Fueron muchas las declaraciones testificales y es sorprendente el hecho de que en menos de 10 años la secuestradora hubiera vivido en, por lo menos, 8 pisos diferentes, la mayoría situados en el Raval de Barcelona.

La Vampira del Raval

Atrezzo de la Vampira en las taquillas del Teatre del Raval

Tras su detención, Enriqueta pasó a prisión preventiva sin fianza en la que fue en su día la Cárcel de Amalia. Tras varios meses de instrucción del llamado “Caso de la Secuestradora”, el 12 de Agosto finalizó la fase sumarial. Al existir indicios de delito de diversas clases (corrupción de menores, falsedad documental, secuestro de menores y otros que apuntan al infanticidio) tuvo que acordarse celebrar 2 vistas por motivo de tribunales competentes. Por la atribuida al delito de corrupción de menores, se pudo celebrar la vista del Tribunal del Jurado que estaba señalada para el 14 de Octubre, en la que fue condenada a 1 año, 8 meses y 21 días de prisión correccional y multa de 500 pesetas. Sin embargo, no pudo ser sentenciada para el resto de delitos por los que fue acusada, pues según apuntan informes médicos fue diagnosticada de cáncer terminal. Los misterios sin resolver se fueron con ella a la tumba, pues falleció el 12 de marzo de 2013. Aún y así, el procedimiento judicial continuó abierto al estar también acusados su padre, su marido (del que años antes ya se había separado), y su amante, celebrándose finalmente la vista el 24 de noviembre de 1913, juicio del que salieron absueltos los 3 por falta de pruebas.

La vecina o inquilina que nadie desearía tener:

Además de las atrocidades que rodean esta historia, Enriqueta cumple el perfil de lo que sería una inquilina indeseable fruto de las declaraciones testificales y registros que se practicaron en los pisos por los que fue viviendo. En algunos de ellos fue desahuciada por falta de pago, algunos vecinos afirmaron que tenía conductas extrañas y, por si fuera poco, en muchos de estos edificios, se encontraron restos de huesos. Los análisis de éstos dieron mucho de qué hablar, pues los informes forenses se contradecían: que si eran de niños, que si eran de adultos, de animales, etc. Enriqueta, una profesional de las mudanzas cuando no existían los muebles Ikea, habitó en los siguientes domicilios entre 1900 y hasta el momento de su detención:

Para ampliar más:

About The Author

3 Responses

  1. La tribu marionetas

    […] compañeros de juego. Valentina Raposo ha representado varias obras con marionetas, entre ellas La Vampira del Raval, obra que cosechó un gran éxito el año pasado y que ganó 4 premios Butaca. De forma paralela a […]

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.