Francisco de Pájaro nos desvela sus “Ecos de Suciedad”

Francisco de Pájaro nos desvela sus "Ecos de Suciedad"
0.0Overall Score
Reader Rating: (0 Votes)

Mediante el mensaje “El Arte es Basura”, Francisco de Pájaro fusiona su obra con elementos encontrados en los contenedores de una forma muy llamativa. Gran parte de sus instalaciones callejeras tienen un claro mensaje político social. Foto cedida por Francisco de Pájaro de su espacio web.

Las calles de Barcelona y otras ciudades son testimonio desde hace 3 años de la obra efímera de Francisco de Pájaro con su proyecto “El Arte Es Basura”.

La mayoría de sus obras podrían definirse como Artivistas, pues en ellas lanza un claro mensaje político social. La peculiaridad es que utiliza como elementos principales materiales y objetos que son desechados en los contenedores con cierta originalidad y creatividad.

Hemos tenido la oportunidad de entrevistar a Francisco de Pájaro y conocer con más detalle su visión e inquietudes que le mueven a producir y a dejarnos como testimonio estas originales instalaciones callejeras que no pasan desapercibidas.

Tienda Holala by El Arte es Basura

Aunque la mayor producción de su obra sólo pueda verse en la calle, hay alguna excepción como el gran mural creado para la tienda de segunda mano Holala, en el Raval de Barcelona.

BU: Francisco, ¿por qué y de dónde nace la idea del arte es basura?

FdP: Nace en el momento en que hago una exposición que no tiene éxito y me planteo no seguir perdiendo el tiempo en el mundo del arte. Lo que pintaba antes no me gustaba, era una extensión de otros que ya lo hicieron, eso no me lo podía quitar de encima, no tenía personalidad pictórica ni seguridad. La idea se estaba gestando sin darme cuenta. Un conocido me ofreció grabar un video. Llegué a su casa y no había donde pintar. Me ofreció un mueble que iba a tirar, lo bajamos a la calle y pinté. Cuando me fui a casa empecé a prestar atención a todas las cosas que había tiradas por las calles. Todo empezó poco a poco. El nombre del arte es basura es intencionado para tocar los cojones a todos aquellos que se sientan aludidos y no sean capaces de abrir sus mentes.

BU: Desde que lanzaste el proyecto “El Arte es Basura” ¿has notado más reconocimiento?

FdP: Cuando empecé a salir supe que tarde o temprano alguien se interesaría, es normal, vas por las calles y te encuentras algo que te está mirando y te está hablando…una y otra vez, a mí también me gusta sorprenderme con cosas de otros artistas. Cuando salgo a la calle busco que la gente me sorprenda con su arte. Por otro lado, intento mantenerme al margen del reconocimiento, positivo o negativo, pues sé que los que ahora me aplauden, mañana seguramente me escupirán. Estoy  preparado para no ser reconocido, la verdad.

BU: Porque antes, cuando estabas en estudio, no habías utilizado la calle, ¿no?

FdP: No. Del estudio salí porque ya no tenía dinero para comprar materiales donde pintar. Llegó un momento en que al local solo iba a mirar los grandes lienzos que pinté, no podía seguir pintando en telas porque nadie me las compraba. Comencé a dibujar sobre papel como recurso barato para satisfacer el local que pagaba y las ansias de poder expresarme. Sentía una acumulación de rabia y frustración conmigo mismo, me culpaba por la obra que hacía y por las galerías que me cerraban las puertas. Descubrir el arte es basura en la calle me ha servido para encontrarme como artista, he descubierto que mi productividad estaba atada con cadenas por el sistema. Me sentía que si no tenía local y materiales donde pintar, no tenía nada que hacer. La calle ha roto mis cadenas, aunque todavía arrastro los eslabones que me pesan. Estoy por liberarme.

El Arte Es Basura

Entre otras ciudades, Barcelona (ciudad donde actualmente reside) es testimonio de gran parte de su obra.

BU: Y a partir de utilizar la calle como soporte o escenario, ¿te has relacionado o colaboras con más gente de Street Art?

FdP: Soy un pájaro solitario que necesita la soledad para crear. Pienso que un artista plástico tiene que trabajar solo. Eso no quita de hacer alguna colaboración con alguien algún día, pero de momento no lo siento. También decir que, yo no vivo del arte, me debo a otro trabajo y dependo del tiempo libre que consigo. No me relaciono mucho para no perder mi tiempo, a veces las personas me aburren un montón. Pinto solo. En mi soledad me inyecto arte en las venas como un yonki heroína. Pintar es lo único que me motiva en esta vida, si no pudiese hacerlo, prefiero la muerte.

BU: Muchas de tus obras son sorprendentes.  Me pregunto si, cuando tienes ganas de expresarte, ¿tienes ya la idea en la mente y a partir de ahí buscas los elementos o escenario donde puedas llevarla a cabo? ¿O más bien cualquier montón de material encontrado ya te sirve porque de ahí ya improvisarás con otros objetos?

FdP: Cuando salgo a la calle es como si saliera del vientre de mi madre. Nazco y muero todos los días. No hablo, solo pienso en las imágenes que quiero ver. Solo me concentro en mi angustia y en algo que me haya afectado, que me duela. Pinto mi dolor, lo que me conmueve o lo que temo. La tragedia humana la disimulo con humor morboso si puedo. Mi arte radica en la improvisación, no me valen los preparativos. No me valen los currículos vitae llenos de mentiras. Si alguien me contrata algún día para pintar algo, tiene que saber que Francisco de Pájaro no tiene ni idea de cómo va terminar, es así como entiendo el arte. Un salto al vacío con todas las consecuencias. Nacer sin saber cuando morirás.

BU: Vale, entonces… ¿localizas unos trastos abandonados y te dejas llevar con lo poco que haya o bien tienes que encontrar unos trastos específicos que te sirvan? Es decir…. ¿vas a la caza de la basura ideal para poder expresar mejor esa idea?

Para Francisco es un reto, pero para nosotros es una genialidad que unas pocas cajas amontonadas logren comunicar tanto. Foto cedida por Francisco de Pájaro de su espacio web.

FdP: Mientras menos cosas tenga, mejor, más difícil… El misterio del arte se agranda con el miedo a no saber qué hacer. Yo he perdido el miedo en el arte. Es verdad también que he producido mucho. La basura que hay en la calle se repite continuamente. Son siempre las mismas cosas: colchones, cajas aplastadas, cubos, restos de muebles, sillas… Sólo cambia la posición cuando lo encuentras y es aquí donde no intento cambiar nada de posición. Siempre busco algo que no hice. Lo que sí  es cierto es que, desde que empecé, la calle ya no es un campo de amapolas. Hay mucha competencia para coger la basura, casi que ya no tengo soporte interesante. Con la miseria que hay, hay mucha gente llevándose cosas que antes no lo hacía: lavadoras, tv, neveras, microondas, las cajas de cartón ya son difíciles de encontrar y si las intervengo no dura ni un minuto. Hace un año atrás no se veía un desfile tan grande de furgones destartalados de chatarra y de gente con los carritos de la compra, buscando uno, detrás de otro. Es un buen termómetro callejero para saber en qué situación se encuentra la ciudadanía. Veo cada vez mas gente buscando en los contenedores que comprando en los supermercados. Es una realidad.

BU: El hecho de que con la crisis cada vez hay más gente que necesita esos objetos para vivir o que recicla ¿no te ha hecho parar?

FdP: Los necesitados prevalecen al ego del artista aunque yo también lo necesite y me joda. Yo también me busco la vida para comer y tener un techo con cama caliente. Trabajo para dedicarme por completo al arte. Es mi objetivo, pero no a cualquier precio.

BU: ¿Qué tipo de angustias son las que te mueven para pintar?

FdP: Mi sensibilidad con la vida de otras personas. Mi decepción como humano con otras pocas personas que tienen poder para destruir a las grandes masas. Detesto a los países armados con la excusa de la protección interior de la exterior. Cuando lo que hacen es usar esa fuerza contra su propio pueblo. En general detesto al ser humano arrogante. No solo está la arrogancia en el poder. Un maitre de hotel de lujo es una basura humana. Un empresario explotador es otra escoria humana. La gente rácana y tacaña como cultura es otro desecho humano. La gente ostentosa a costa del que menos tiene es la basura de hoy en día. Yo también formo parte de toda esta basura. Me pinto continuamente a mi mismo como la mayor basura, por mis defectos. He aquí mi gran contradicción. Quiero ser bueno pero también apesto.

BU: ¿Qué sientes cuando los camiones de la basura o barrenderos arrasan lo que acabas de crear? En tu web tienes algunas filmaciones…

FdP: Son la finalidad de mi obra en la calle. Antes, transcurría un tiempo en pasar el camión y las instalaciones se podían disfrutar en directo por un par de horas. Ahora es imposible que dure más de cinco minutos, porque los chatarreros no tienen miramientos, de hecho, cuando ven algo construido lo revuelven como si fuesen a encontrar algo en el estómago de un personaje. El video que muestro en youtube de una ciudad de cajas, me costó mucho poder acabarlo con éxito. Tuve que convencer a los chatarreros para que no se llevaran las cajas, no entendían lo que estaba haciendo, después justo cuando lo acabé, llegó el camión municipal. Fue bastante estresante, pero quedó bastante bien como metáfora de mi acción. Cómo se construye algo de la nada, cómo lucho para hacerlo y como se destruye en un minuto. Así es el arte es basura. Nace y muere.

BU: Bueno y ahora que dices que cada vez tienes menos “basura” para poder hacer obras, ¿cuáles son tus perspectivas o qué otros proyectos tienes en mente?

FdP: Me voy de Barcelona por un tiempo indefinido, a otro país. Ya he dejado constancia de unos años en esta ciudad. Quiero pintar en otros lugares y ver cómo reacciona la gente con las instalaciones efímeras. Intentar hacer cosas grandes y diferentes, en fin, no sé… encontrar a personas que confíen y apuesten por mi y me den la oportunidad de sentirme libre a la hora de crear, y pueda dejar de trabajar en cosas que no tengan que ver con el arte. Y vivir de ello, por qué no.

BU: ¿Y el marco seguiría siendo la calle?

FdP: Mi tarjeta de visita está en la calle. Ahí está mi currículo lleno de verdades y de mentiras. Aprovecharé las oportunidades que me interesen para seguir evolucionando, no sé si en la calle o en la basura aeroespacial. Está por ver.

Hasta aquí la entrevista, pero para finalizar os linkamos a continuación un vídeo al que hace mención durante la entrevista y que podemos ver en su web.

9 Responses

  1. Arte es basura

    […] pensamiento de Francisco, os recomiendo las entrevistas que ha concedido a The Soul Report BCN y a Urban Rules BCN que no tienen desperdicio y donde el artista, entre otras muchas cosas, nos cuenta lo […]

    Reply
  2. Base Elements

    […] el catálogo de artistas de los que se puede adquirir obras en la tienda: BToy, Orticanoodles, El Arte es Basura, H101, El Pez, Kenor y Zosen entre […]

    Reply
  3. Ana

    Un artista donde los haya. Sin más pretensión que comunicar sin premeditación, transformando lo que encuentra en ese preciso instante, aquello por lo cual ha dejado de sentir otra persona, en un elemento de expresión de lo que siente en ese justo momento. Espontaneidad, improvisación y emoción a flor de piel que no deja indiferente a nadie con la mente abierta y sin contaminar que se detiene unos segundos a observar el arte que se encuentra en la calle.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.