Experiencias con Naxo Fiol

Taller de rodaje de Naxo Fiol

Durante el taller de rodaje impartido por Naxo Fiol, en la cuarta edición de la Mostra de Super8, se filmó en vivo y directo el corto “Me enamoré de una mujer boba”.

Me enamoré de una mujer boba es el título del cortometraje que se filmó durante el Taller de rodaje impartido por Naxo Fiol dentro de la edición de este año de la Mostra de Super 8.

Con un guión secreto para los actores, ha sido una experiencia divertida y todo un desafío que el corto se haya podido hacer en menos de 3 horas (duración estimada del taller). Hay que reconocer que, al estar filmado en Super 8, se necesita un buen ojo técnico y tener los esquemas claros, ya que repetir las tomas supone gastar material. Además durante el rodaje no se puede ver lo filmado, y el que dirige tiene que fiarse de su buen ojo clínico, aunque Naxo Fiol en todo eso es un experto. Y es que como nota, de aquí a unos meses publicarán un libro suyo titulado Cómo NO hacer un cortometraje.

A pesar de que estas desventajas de filmar en Super 8 fueron superadas con el surgimiento de otros formatos analógicos como por ejemplo el video, hay que reconocer que el hecho de no poder verse el resultado final hasta el telecinado, aporta al rodaje un cierto romanticismo y misterio. Y este es el resultado final de Me enamoré de una mujer boba:

Taller de rodaje de Naxo Fio

Naxo Fiol explicando a los actores el papel que harán en la siguiente escena del corto “Me enamoré de una mujer boba”.

Esta tragicomedia, autococinada de principio a fin por Naxo Fiol, se suma a los más de 262 cortos que ha ido haciendo por sí mismo desde 1988. Abarcar un metraje desde todos los ángulos (cámara, montaje, guión, representación, animación) quizás ahora sea más fácil o accesible con las nuevas tecnologías, pero Naxo es una cosa que lleva haciendo con gusto y devoción desde que empezó a experimentar con la cámara de su hermano mayor (Single 8) allá en el 88.

En el 92, creó en Barcelona el Grupo Trauma junto a Chema Ponze y Gabriel Tintorer. Con el corto Mecánica ganó el premio al mejor director que daba el programa de TV2  “Va de Cine”.

A finales de los 90 deja el Grupo Trauma, potenciando más su faceta crítica/cronista con otra de sus pasiones: los fanzines. Y es que, en aquellos tiempos, era al fanzine a lo que se tenía que recurrir para descubrir e informarse de nuevas tendencias, libros, o discos interesantes sobre los que no informaban los circuitos de prensa tradicional. Pese a haber colaborado en varios, en 1993 crea su propio fanzine Suburbio, que a día de hoy aún sigue publicando y tiene cierta resonancia. De hecho, en 2012 la editorial Tyrannosaurus Books lanzó  el libro Suburbio Omnibus , una selección de los mejores artículos de Suburbio desde su nacimiento.

Aquí Vale Todo fue otro fanzine de subcultura en general, que hablaba tanto de cine como de música o cómics y que editó a finales de los 90. En 2007 decide adaptarlo al formato blog junto con los cineastas Víctor Olid y Arartz Juanes. La trascendencia del blog hace que en 2012, Raima Editorial les animase a publicar el libro “Malas pero divertidas”, un repaso a las 100 mejores películas de entre las peores que a pesar de rozar la cutrez y la absurdidad tienen algo especial que las convierten en entrañables. A este tipo de películas se las suele catalogar de cine trash, y cuentan con un gran número de fans.

Volviendo a su faceta técnica, a finales de los 90 Naxo crea su propio sello cinematográfico Subfilms con el que, a día de hoy sigue experimentando con sus propias ideas, al mismo tiempo que participa en otras producciones.

Nos ha parecido interesante compartir un par de cortos suyos que reflejan su actitud vivaz y desenfadada. El primero Toy Punk Story, grabado en 2010 para su propio sello Subfilms:

Y este otro, Decepción en la casa del terror del 2004, todo autococinado bajo el prisma de Naxo:

Uno de los logros de los que siente más orgulloso fue que en 2002, Manga Films editase su mediometraje Fernando Project, convirtiéndose en la primera película española de su estilo (una tragicomedia de 50 minutos grabada en vídeo muy crudamente) editada en formato digital, distribuyéndose por tiendas y por los ya inexistentes videoclubs.

En esta primavera estrenará el documental A ritmo de Jess una especie de video-diario de guerrilla que realizó durante los rodajes de las últimas películas de Jesús Franco, director de cine con quien ha trabajado recientemente. En A ritmo de Jess tienen el mismo protagonismo tanto el director como cualquiera de los actores y técnicos que también aparecen. Naxo Fiol lo define como el documento del rodaje más loco, anárquico y demencial de la historia del infra-cine.

Taller de rodaje de Naxo Fio

Naxo Fiol: érase un hombre con una cámara en mano…

Y ahora damos pie a una entrevista con Naxo Fiol que agradecemos para Blogzine UrbanrulesBCN:

BU: Hola Naxo. Si te diesen a elegir… ¿Entre el cine y el fanzine con qué te quedas? ¿Subfilms o Suburbio?

NF: ¡Hola!. Pues si tuviera que elegir por huevos, supongo que me quedaría con el cine, que a la larga da más satisfacciones y es más distraído. Pero echaría de menos el fanzine.

Sin embargo, creo que ambas cosas se complementan a la perfección. Yo hago “cine” (o vídeo) del mismo modo que hago fanzines, y viceversa. De hecho, Subfilms nació con la idea de trasladar la actitud y el espíritu de Suburbio al medio audiovisual. Su individualidad, el no-hay-reglas, el “hago lo que me apetece, cuando me apetece”, la libertad total y absoluta, que para mí es esencial, la artesanía, etc. No en balde, Subfilms vendría a ser el diminutivo de “Suburbio Films”, ya que los primeros cortos bajo ese sello comenzaban con un “Suburbio el fanzine, presenta”. Todo cuadra, Subfilms y Suburbio son una misma entidad.

BU: ¿Qué parámetros definen para ti un buen corto?

NF: Pues que me sorprenda, que me aporte algo distinto, fresco, rompedor, honesto, libre y sin pretensiones. Para ver un corto “standard”, afín a las reglas del cine, me veo un largometraje, que dura más y, esencialmente, estará mejor hecho. Y será más entretenido. El corto es un medio con el que puedes explorar aspectos inaccesibles al largometraje, y eso hay que aprovecharlo. Me gusta ver el sello personal del director/autor… de otro modo, me aburre y no despierta en mí el mínimo interés.

BU: ¿En qué momento crees que está la industria del cine? ¿Qué visión tienes de la crisis, tanto a nivel de productor como consumidor? Es una pregunta del estilo bola de futuro…

NF: Honestamente, no es algo que me importe mucho, ya que no soy parte de ella. Y nunca lo he sido. Aunque dudo que exista industria en este país de paletillos, el cine nacional lleva décadas fatal, muriendo lentamente. Es un pitorreo.
¿La crisis?, a nivel creativo/productor no me afecta nada, siempre me he sabido espabilar con prácticamente nada. Como consumidor tampoco puedo decir mucho, ya que mi nivel de consumismo está bajo mínimos.

BU: Super 8, cámara analógica, digital… ¿con cuál te quedas y por qué?

NF: Pues aunque de entrada no tengo especial predilección por ninguna (también he tenido la suerte de tocar los 35 y 16 milímetros), mis simpatías suelen apuntar hacia el vídeo. Pero el vídeo-vídeo, nada de filtros, ni maquillaje para darle un “look” fotográfico, cosa esta que me parece ofensiva. Cuanto más aspecto tenga de vídeo, mejor. El vídeo ofrece una libertad total y absoluta, maravillosa, sin mencionar su manejabilidad y espontaneidad. Soy incapaz de hacerle ascos a eso.
También tengo cierto cariño por las cámaras de baja calidad, de baja estofa, cámaras de juguete y cosas así, me encantan las texturas que dan.

BU: Seguimos con la entrevista pero antes voy a insertar otro de tus videos, porque la siguiente pregunta está relacionada con ésto…

BU: Bueno pues acabamos de ver la videopromo de la Marató de les Cotxeres de Sants. Qué bien os lo pasáis… ¿eh? Llevas años formando parte de la organización de este festival. ¿Cómo surgió esa oportunidad? 

NF: Es una larga historia. Mi primera vez en la Maratón de Cotxeres fue como espectador, a finales de los 80. De ahí pasé a participar con cortos e integrarme en la organización montando stands todos los años donde vendía fanzines, cd´s, cosas así. Finalmente, un año me pidieron si podía ayudar aportando unos títulos específicos, cosa que hice. Lo siguiente fue que el responsable de la llamada “sala B” (Kikol Grau) me pasaba el testigo. Y desde entonces, ahí he estado todos estos años, que en breve serán unos 10. Aunque la Maratón lleva ya 25 en activo. Este 2013 los cumple y haremos una fiesta por todo lo alto.
En la Maratón he hecho de  todo (editar el fanzine oficial, organizar proyecciones paralelas, grabar promos, llevar el blog…) pero básicamente mi “trabajo” consiste en alimentar la locura de un audiencia ultra-apasionada y entregada una vez al año (Noviembre) a base de cine “trash”, películas oscuras e ignotas de esas tan malas, tan demenciales, que mutan en algo maravilloso, único y altamente gozoso. Es agotador, pero lo pasas muy bien.

BU: ¿Cuál ha sido tu mayor satisfacción hasta el momento? ¿o intuyes que está a punto de llegar?

NF: Pues he tenido unas cuantas. Tal vez la mayor de ellas fuese ver mi mediometraje Fernando Project editado en DVD por “Manga Films” en su día (año 2002). Por lo que significó en su momento: el dejar mi propio granito de arena en el vasto panorama audiovisual patrio con algo que, entonces, era total y absolutamente pionero. Me quité un enorme peso de encima y me dio alas para poder volar más libremente que nunca. Y también por lo que me ha aportado con los años: gracias a “Fernando Project” me estrené  en las artes del amor y acabé currando para Jess Franco…
Y sí, tal vez aún esté por venir la madre de todas ellas, pero de momento, con lo que tengo, ya estoy más que satisfecho.

2 Responses

Leave a Reply

Your email address will not be published.