Francisco de Pájaro in London

Francisco de Pájaro lleva desde junio de 2013 dando a conocer su proyecto Art Is Trash a los ciudadanos Londinenses. Distrito de Harringay, London.

Francisco de Pájaro lleva desde junio sorprendiendo a los vecinos de Londres con su proyecto El Arte es Basura – Art is Tra$h.

Pocos días después de su exposición Indian Joe en la Galería Base Elements de Barcelona, Francisco voló rumbo a Londres en busca de nuevos retos y experiencias.

Allí, prácticamente a diario, sigue elaborando sus ingeniosas instalaciones hechas a base de cartones, bolsas de basura u otros objetos abandonados que va encontrando.

Art is Tra$h o el Arte Es Basura es su proyecto de intervención en la calle, pintando sobre materiales de desecho o trastos abandonados.

Bicicleta a cuestas y pintura de guerra en la cara, Francisco pedalea hasta el barrio elegido para reproducir esas escenas rocambolescas y llenas de sarcasmo que envuelven el Arte es Basura.

Hemos vuelto a entrevistarlo para conocer sus experiencias y proyectos más inmediatos. Las fotos que ilustran esta entrevista son propias del artista y corresponden a su estancia en Londres. Pueden verse éstas y otras más en la página web de Francisco de Pájaro.

BU: Buenos días Francisco. Llevas a penas 2 meses en Londres dando a conocer tu proyecto Art is Trash a los ciudadanos. ¿Qué te movió a embarcarte a esta aventura?

Personajes mutilados, moscas, caballos, indios, miradas burlonas, miseria, arrogancia, suplicio. Es una sencillez cargada de mensaje.

FdP: Hola, bueno…creo que una mezcla de varias cosas: saturación, aburrimiento, tendencia a repetirme. También sentir haber perdido el factor sorpresa con las instalaciones. Mi intención siempre ha sido que la gente respetase esas esculturas efímeras para disfrute de otras personas, y que murieran a su hora en el camión de la basura. Cuando uno se hace mas popular la gente procura llevarse las cosas a casa, y es aquí exactamente donde pierde sentido la acción que hago. Y por otro lado; muchas ganas de descubrir otra ciudad, descubrir cosas nuevas, sentirme menos observado, menos presionado por la policía, que por cierto aquí, ya me han pillado una vez pintando en la basura, y la respuesta después de comprender que no hay daño al mobiliario urbano, ha sido una palmadita en la espalda y una sonrisa de despedida. Esto es un detalle muy importante de la diferencia de educación en la policía. También averiguar si aquí hay más oportunidades con lo que hago para ganarme la vida. En verdad, ha sido el instinto el que me ha traído aquí. Es el que me sacó a la calle la primera vez.

BU: ¿Cómo fueron los primeros días? ¿Temías por las autoridades o por la respuesta del público?

Instalación en el distrito de Shoreditch

FdP: De adaptación al territorio, a la nueva basura. Aunque yo ya estuve en el pasado viviendo aquí no ha cambiado mucho, sigo viviendo en el mismo barrio de entonces. Lo único que necesitaba y cuanto antes era una buena bicicleta, de pura sangre. Aquí las distancias son muy grandes, y salir a pintar es un viaje bastante físico y desagradable por la contaminación, incómodo por el mal estado del pavimento de las carreteras y bastante decepcionante en el tipo de basuras que suelo encontrar a muy largas distancias. En referencia a si tengo algo que temer, hago lo mismo que cuando empecé y defendí en las calles de Barcelona. Mi obra está en los desechos, en el material abandonado por la gente y que será recogido por el camión de la basura. Trabajo como siempre, intentando ser lo mas cívico posible.

BU: En Barcelona los barrios del Raval, Gótico y Sant Antoni han sido tus escenarios predilectos para producir. ¿Qué barrios de Londres has escogido y por qué?

Art is Trash en el Barrio de Brick Lane, uno de los barrios más candentes de Londres dentro de la escena artística.

FdP:  Donde más intervengo es en Brick Lane, Shoreditch… me cae más o menos cerca de donde vivo. Es uno de los lugares donde se ve mucho street art, mucha gente en pubs, locales de ocio, se mueve mucho artista, galerías de arte…no está tan saturado de turistas como otros lugares, me interesa comunicar con los residentes de la zona. Al centro no suelo ir porque allí la gente se choca unos con otros mirando el móvil y mirando escaparates, son zombis del consumo. Me interesa la gente que camina mas despacio y con los ojos abiertos con ganas de descubrir detalles en la ciudad.

BU: ¿En Londres pintas de día o de noche? ¿Qué reacciones ves por parte de la gente mientras estás pintando? ¿Alguna diferencia frente al público de Barcelona?

Los trabajos de Art is Trash transmiten y hacen interaccionar a los viandantes

FdP: Pinto por el día, procuro llegar a casa cuando anochece por lo que te comentaba de las distancias largas y cansinas. La reacción de la gente suele ser la misma. La sorpresa por ver algo que estaba delante de sus ojos e ignoraban y de pronto ven vida, ven algo diferente, en la basura, donde menos te lo puedes imaginar, pues la verdad es que sorprende. La gente en general es muy comunicativa, quiere conocer…

BU: En materia de basura y objetos que van a parar a los contenedores… ¿has encontrado muchas diferencias entre Barcelona y Londres?

En algunas de sus obras aún podemos ver esa actitud transgresora frente a la sociedad.

FdP: Es muy parecido. Aunque añoro muchos elementos de BCN que aquí es mas complicado de encontrar. Vuelvo a ver y en buen estado para pintar, frigoríficos sin estar desguazados hasta las entrañas. En Barcelona ya era imposible de ver. También el sistema de recogida tarda más tiempo en pasar, puede durar 4 ó 5 días en el mismo lugar. Muebles es muy difícil de ver, porque hay mucha casa Victoriana con entrada privada y pequeño jardín exterior. Ahí no me puedo meter y menos sacar algo de su estancia. Hay colchones, y a diferencia de BCN los muelles internos no son devorados por los hambrientos buscadores de metal y de chatarra…en fin, que aquí la gente no está tan jodida como en España. Está el chatarrero con furgón de rótulos mal hechos, pero los veo muy poco, aquí no hay tantos. También hay muchas bolsas y con distintos colores, según el contenido, se lo llevan antes o después.

BU: En la primera entrevista que mantuvimos, nos explicaste de dónde surgió la idea del Arte es Basura y el mensaje crítico que hay tras él hacia las esferas político-sociales de nuestro país. ¿Has tenido que modificar ese mensaje focalizándolo hacia otras problemáticas más afines al ciudadano londinense?

Sus obras ahora tienden a ser más sentimentales

FdP: Pinto lo que siento sin pararme a pensar si lo que hago es político o no. Es verdad que en España he tenido más tendencia a la crítica social y política porque todo eso me envolvía, es lo que me empujó a salir a la calle. Aquí no comprendo el idioma, todo es más complicado para mí. La gente me habla y me entero por instinto. Una vez una mujer se bajó de un coche y no me paraba de hablar a toda prisa, pensé que no le gustaba lo que estaba pintando en esos momentos, y al final comprendí que me estaba dando trabajo para pintar la pared de su jardín. Todos estos obstáculos son los que yo buscaba al venir aquí. Ahora mis pinturas no son explícitamente políticas, son más sentimentales.

BU: Cuéntanos alguna anecdotilla curiosa que hayas vivido durante estos meses.

Unos de los múltiples iconos de Francisco son sus caballitos.

FdP: Al principio salía a la calle con taquicardia, igual que en Barcelona. Controlando todos los movimientos de la gente, cámaras, policías, estudiando el entorno. Un día bajé los brazos y me relajé, y esto es algo que no puedes hacer si vas hacer algo ilegal. Me pilló una patrulla de policía pintando un pequeño caballo en el suelo, insignificante. Les expliqué con mi idioma inventado que lo que pinto se va con el agua volando. Entonces uno de ellos sacó una botella de agua, me puse a tirar agua y con la suela de la zapatilla, a rascar. El jodido caballito no se borraba como yo pensaba, tuve que darle con los dedos de la mano y aún así no salía. De repente se fueron pitando a una emergencia y uno de ellos me amenazó que para la próxima vez me llevarían esposado para el calabozo. Me quedé pensando qué pintaría dentro de un calabozo.

BU: Para hacer balance de estos meses… ¿Cómo te estas integrando en el movimiento artístico de allí? ¿Qué diferencias ves frente al movimiento en Barcelona?

Otra de sus intervenciones en Londres

FdP: Bueno… aquí ya se está empezando a hablar de un tío que pinta en la basura, ya hay gente que se interesa en conocerte, entrevistarte. Es igual que en Barcelona. Por el momento es pronto para mí integrarme en los circuitos mas profundos, ten en cuenta que no hablo inglés, todo es mas lento. Para darme a conocer con fuerza en una ciudad tengo que estar mínimo un año saliendo a la calle a pintar todos los días. Al principio en Barcelona nadie me hacía caso, y es normal. Sueles pensar que lo que estás viendo es pasajero, que a alguien se le fue la castaña y le ha dado por pintar en la basura. La cosa cambia cuando ves que no desapareces, pasa el tiempo y sigues ahí, y aún más fuerte que el principio. Esta es mi constancia. Es mi trabajo y mi elección de vida. Con todas las consecuencias. No hay mucha diferencia a BCN, hay mas artistas y muy similares todos. Y en el tema legal no es tan fascista como en Catalunya. Está prohibido pintar en lugares públicos, obvio. Pero aquí puedes pintar una pared privada con permiso del propietario y si el mensaje no es muy ofensivo. En los lugares derruidos por obras es más suave. Pero siempre es mejor que no te pillen. Hay más cultura por el street art. Banksy abrió la veda y el camino, aunque hay algo aquí que no me gusta. El Council de aquí salvaguarda y protege la obra de Banksy, y sin embargo, la obra de otros artistas y muy buenos los eliminan. Con este detalle ya se entra en la valoración y derecho a decidir qué es bueno y qué es malo.

BU: ¿Y cómo es visto desde Londres el arte urbano en Barcelona? ¿Destaca algún nombre en concreto?

FdP: No tengo ni idea. Tengo la sensación que no nos miran por el tema artístico, sino por el tema político actual de España. Yo estuve viviendo aquí hace 10 años y nunca vi a tanto compatriota junto buscándose la vida. Tengo la sensación que nos miran como Barcelona miró a los argentinos en el corralito pero con menos hipocresía. Es mi sensación. Aquí la gente está más acostumbrada a convivir con todas las culturas. Si he de destacar algún nombre, he visto cosas de Pez y poco más.

BU: Durante este tiempo… ¿has descubierto algún artista que haya despertado tu interés?

Combinación de Stik y Francisco de Pájaro

FdP: Me he chocado con Banksy un montón de veces sin darme cuenta. Lo mismo estoy pintando en la basura y en mi culo hay uno. Eso sí, bien protegido con un metacrilato. No hay muchos que me gusten. Suelen ser todos muy parecidos. Hay una tendencia muy alta a copiar, siempre es lo mismo. Trabajos por ordenador de imágenes icónicas o anónimas. Con plantillas y spray, trabajos de grandes formatos, pero sin nada más. Hay muy pocos que destaquen para mí, si tengo que hacerlo… Stik me gusta por la simplicidad y sensibilidad de sus personajes. Pero a mí me gustan los artistas que se manchan las manos, que tocan su obra, que son directos y no cuidan los detalles. El graffiti en sí no me gusta por esto mismo, porque el artista no toca la obra, y la técnica es muy industrial, es demasiado perfecta para un imperfecto como yo.

BU: Volviendo a tu obra… ¿Notas que, a medida que pasa el tiempo, está tomando relevancia en Londres? ¿Qué resultados estás obteniendo?

Simpático melón en el barrio de Brick Lane.

FdP: Es pronto todavía para valorarlo. No sé qué pasará cuando anochezca a las 16:00 de la tarde y llueva todos los días y las manos se congelen. No sé si tendré tiempo de darme más a conocer por la climatología. Mi obra depende del buen clima.

BU: Algunos de tus personajes más reproducidos son los monos, caballos, indios, vaqueros, etc… ¿guardan alguna simbología en tu interior?

FdP: Son recuerdos de lo que veía en televisión cuando era niño. Había una serie de un caballo que se llamaba Furia muy famosa en aquellos años. Me fascinó. Los primeros amigos de mi corta vida que recuerdo eran mis dos vecinos, jugábamos a ser caballos y a ver quién era más veloz. Cada uno eligió un color dependiendo del físico que teníamos. Uno era marrón porque era grande y fuerte y siempre comía Nocilla, el otro era blanco porque su piel era muy blanca, y yo era el negro porque era bajito y moreno. Mi amigo el caballo blanco murió en un accidente de circulación, y al poco tiempo el caballo marrón desapareció para siempre del barrio porque su padre murió de un infarto al corazón, y cambiaron de ciudad. Después de eso pasé mucho tiempo jugando solo con mis indios y vaqueros de plástico. El caballo indio blanco y negro es en memoria a ellos. Es la fusión de tres niños.

BU: ¿Qué pintores o ilustradores te hicieron despertar de niño esa pasión por la pintura? ¿Cuáles eran tus sueños de entonces y cómo te imaginabas de mayor?

FdP: De niño quería ser futbolista, mi ídolo era Maradona. Nada que ver con las artes plásticas. A partir de los 20 años fue cuando descubrí a Picasso profundamente. También muchos cómics que me prestaba algún colega, como Zona 84, me gustaba F. Ibáñez (Mortadelo y Filemón), alguna vez me masturbé con las mujeres de Bernet., que buenas que estaban.

BU: La Galería London West Bank se ha interesado por ti y vas a exponer en breve… ¿Cómo surgió esta oportunidad? ¿En qué consistirá la exposición?

FdP: El verano pasado fui invitado a un evento de arte urbano en Ibiza y ahí me presentaron al tipo de la galería. Ellos vienen de Londres a montar el show con artistas importantes de la ciudad. Le gustó mi trabajo y quedamos en hacer algo en Londres. Todo depende del material que tenga para las instalaciones, pero intentaré explotar caballos, burros, asnos, ponies y mulos en nuestra sociedad actual. Seguro que habrá monos, policías británicos y al menos un indio guerrero representándome a mi mismo también. Pero nada es seguro, una vez esté en el terreno algo saldrá. Intentaré hacer unas 9 instalaciones con lienzos, porque la idea es vender algo y poder seguir recorriendo ciudades.

BU: ¿Qué otros proyectos de futuro hay sobre la mesa? ¿Volveremos a verte pronto en Barcelona? Y si es así… ¿Volverá Francisco de Pájaro a ”revolotear” sobre cartones, muebles y contenedores para lanzar su mensaje artivista?

FdP: Sobre la mesa está mi munición con mis brochas cargadas de pintura. Puede que vuelva a Barcelona a pasar el invierno que es más soportable, no estoy seguro. Aunque por otro lado no me olvido de la situación de España. A veces me gustaría estar ahí para escupir con mi pintura a esos que aquí en Londres me hacen sentir vergüenza ajena de mi  propio País.

About The Author

One Response

Leave a Reply

Your email address will not be published.